Conoce el poder del inhibidor de frecuencias

La tecnología ha logrado grandes avances en cuanto a la seguridad, sin embargo, también ha logrado crear equipos de manera irónica, tienen la capacidad de burlar la seguridad de algunos elementos y ser utilizados para cometer actos delictivos.

En esta época moderna, en la cual las comunicaciones son la base de muchos aspectos relevantes a nivel mundial, la existencia de un artefacto con la capacidad de anular las comunicaciones puede ser el origen de grandes problemas.

¿Qué es un inhibidor de frecuencias?

Un inhibidor de frecuencias es un artefacto cuya función es la de impedir las comunicaciones que se realizan bajo ciertas frecuencias, este equipo introduce ruido en la frecuencia que desea anular, esto significa que es información inútil que satura la banda, por lo que la información no va a llegar a su destino.

Dependiendo de la potencia, el rango de frecuencia y la cobertura, los inhibidores tienen la capacidad de emitir la señal perturbadora de las conexiones inalámbricas a grandes distancias, bloqueando todas las señales inalámbricas en toda esa área.

Como es de esperar, es un artefacto que un cerrajero no recomendaría a ningún cliente, porque sus propiedades pueden ser utilizadas para cometer actos delictivos, ya que pueden ser utilizados para interferir redes móviles, GPS, Bluetooth, radares, entre otros, por lo que los usuarios de éstos terminarían completamente incomunicados, así como muchas alarmas que protegen los hogares y oficinas, en muchas ciudades.

¿Quiénes pueden utilizar estos equipos?

Este tipo de artefacto de elevado avance tecnológico no está al alcance de cualquier usuario, de hecho, ni siquiera el cerrajero profesional tiene el permiso para adquirir uno de estos, sin embargo, son equipos que se pueden adquirir con facilidad gracias a Internet.

Los inhibidores pueden tener usos legales como proteger un edificio, o evitar la activación desde un control remoto de un explosivo, pero también representa un gran riesgo para la sociedad por su poder.

Su uso está restringido a las fuerzas y cuerpos de seguridad, también a las administraciones públicas autorizadas, la ley es muy clara al señalar que cualquier persona o entidad que utilicen uno de estos equipos, exceptuando los antes mencionados, y sin la debida autorización del Departamento de Telecomunicaciones del Estado, pueden recibir sanciones legales por parte del organismo competente.

En el caso de España, estas sanciones pueden ser multas que oscilan entre 500 mil euros hasta 20 millones.

¿Cómo evitar ser víctima de un inhibidor?

Pero así como han sido creados los inhibidores de frecuencias, también se ha creado los anti-inhibidores, estos son sistemas que son instalados en las alarmas más avanzadas y modernas, su función es la de evitar que las alarmas fallen en sus funciones protectoras por inhibición.

Existen diferentes opciones, algunas de ellas incluso tienen la capacidad de detectar la presencia de los inhibidores, y emiten una señal que indica el riesgo, esta señal utiliza sistemas de redes alternativas de transmisión, que no sean señales inalámbricas, que pueden estar afectadas por el inhibidor, utilizan redes fijas que requieren acciones más complejas de anular, gracias a su sistema de cableado.

Debido a sus propiedades, es recomendable que al adquirir una alarma de seguridad, ésta posea la protección anti-inhibidora, de esta manera su propiedad disfrutará de una mayor seguridad.