Cómo funciona una cerradura mecánica

Las cerraduras cumplen una función de gran importancia, como es proveer la seguridad que tus espacios requieren, por ejemplo en tu hogar, tu oficina, tu empresa, tu coche, y mucho más.

Es por eso que estas piezas metálicas deben recibir el mantenimiento adecuado, para que siempre estén en óptimas condiciones, y así puedan cumplir su función de manera eficiente.

¿Qué es una cerradura mecánica?

Esta es una pieza metálica, que cumple la función de cerrar o proteger un determinado espacio con ayuda de sus pestillos, los cuales hacen juego con la llave.

La cerradura impide la apertura de un espacio, puedes tener cerraduras en puertas, ventanas, armarios, escritorios, y muchos espacios más. Si no dispones de la llave correcta, no va a permitir el desbloqueo de la cerradura.

Por otra parte, al introducir en la cerradura la llave que corresponde, entonces el ojo de la cerradura realiza el giro, que se encarga de desbloquear el cierre de la pieza.

Conoce las partes de la cerradura mecánica

La cerradura, al igual que cualquier otra pieza mecánica, dispone de una serie de partes o elementos, que conforman el conjunto de la seguridad, que son las siguientes.

Frontal. Es la parte de la cerradura que se encuentra en el canto de la hoja de la puerta, y es donde se colocan los tornillos que sostienen la cerradura.

Pestillo. Es una pieza móvil de la cerradura, y ejecuta su movimiento cuando la llave o el pomo giran, con el objetivo de abrir la puerta.

Bombín. También el cerrajero se puede referir a él como cilindro. Es la pieza en la cual introduces la llave para activar su funcionamiento mecánico.

Manija. También se conoce como pomo, y su utilidad es la de abrir las puertas. También funciona como agarrador para desplazar las puertas.

Escudo. En el mercado también le dicen embellecedor. Lo verás a cada lado de la puerta, puede estar encima del pomo o incluso contenerlo.

Nueca. Es el área cuadrada que ves en la cerradura, y se introduce una varilla de metal, en la cual luego colocas la manilla.

Cerradero. Es la pieza metálica que se coloca en el marco de la puerta, y debe coincidir con el resbalón y otros componentes que son importantes en el cierre de la cerradura.

Paletón. También le dicen bulones, y ésta pieza está dentro de la cerradura. Sale cuando la puerta es bloqueada con la llave, para una mayor seguridad.

Resbalón. Es una pieza retráctil de la cerradura, ésta se resguarda dentro de la cerradura cuando giras la manilla, y así es posible abrir la puerta. También permite mantener la puerta cerrada, aun sin la llave. Su forma es similar a una cuña.

Funcionamiento de la cerradura

La cerradura cumple una función de gran importancia, su funcionamiento es sencillo, una vez que conoces la utilidad de cada pieza, como todo un cerrajero profesional.

Lo primero que debes sabes, es que la cerradura logra mantener la puerta cerrada aún sin estar bloqueada, gracias al resbalón.

Cuando introduces la llave en el cilindro, los pernos y contrapernos que están dentro del cilindro son empujadas por la llave.

Una vez que introduces la llave por completo, los pernos y contrapernos van a adquirir una forma específica, y es la que va a permitir que la cerradura se desbloquee al retraer el paletón. En caso de que la llave no sea la adecuada, la puerta no se abrirá.